¿A quién escuchas?

Nadie lo sabe todo, nadie puede saberlo todo, pero como sabrás no falta quien así lo cree, no falta quien es capaz de señalar lo que los demás hacen mal, y claro, sabe qué es lo que las otras personas deberían hacer.

Por tu bien ( y paz interior) espero que no seas de esas personas. Solamente pensar en cómo sería pretender saberlo todo, me marea jajaja! no, que triste… y aburrido.

En algún momento de la vida uno entiende y admite que no lo sabe todo, y que muchas veces es mejor preguntar y pedir opiniones. Entre más rápido aprendas esto mejor para ti.

Ya que fuiste iluminado y entendiste que la vida es más fácil cuando pides ayuda, ahora viene la parte más importante, y es en esta parte donde muchos fallan y pasan su vida sin entender qué hacen mal.

La pregunta importante es: ¿A quién le pides opinión?… ¿A quién escuchas?

Las opiniones son el activo menos valioso, todo mundo tiene una para el tema que sea.

Si quieres saber si deberías ir a estudiar a la UNAM o al Politécnico lo menos indicado, y lo que la mayoría hacemos, es preguntarle a nuestros amigos o a nuestros padres (ninguno de los cuales ha estudiado en esas universidades, algunos quizás ni siquiera han estudiado en ninguna universidad). No tiene nada de malo escucharlos, lo que sí sería peligroso es tomar una decisión en base a sus argumentos.

Lo más adecuado sería pedir la opinión de alguien que ya haya estado en alguno de los dos lugares, si ha estudiado en los dos pues qué mejor.

Cuando quieres poner un negocio, ¿le pides consejo a tu hermano o compañero de carrera? o ¿pides ayuda a un empresario?

¡Sería una locura preguntar la ruta a través de un bosque lleno de lobos y demás animales salvajes a alguien que nunca lo ha recorrido! Seguramente sería lo último que hagas.

Cuando quieras hacer algo, siempre pide consejo a quienes ya lo hayan hecho. Los demás no saben de lo que hablan y aún así querrán aconsejarte.

Sus intenciones pueden ser buenas, pero no son útiles.