¿A quién escuchas?

Nadie lo sabe todo, nadie puede saberlo todo, pero como sabrás no falta quien así lo cree, no falta quien es capaz de señalar lo que los demás hacen mal, y claro, sabe qué es lo que las otras personas deberían hacer.

Por tu bien ( y paz interior) espero que no seas de esas personas. Solamente pensar en cómo sería pretender saberlo todo, me marea jajaja! no, que triste… y aburrido.

En algún momento de la vida uno entiende y admite que no lo sabe todo, y que muchas veces es mejor preguntar y pedir opiniones. Entre más rápido aprendas esto mejor para ti.

Ya que fuiste iluminado y entendiste que la vida es más fácil cuando pides ayuda, ahora viene la parte más importante, y es en esta parte donde muchos fallan y pasan su vida sin entender qué hacen mal.

La pregunta importante es: ¿A quién le pides opinión?… ¿A quién escuchas?

Las opiniones son el activo menos valioso, todo mundo tiene una para el tema que sea.

Si quieres saber si deberías ir a estudiar a la UNAM o al Politécnico lo menos indicado, y lo que la mayoría hacemos, es preguntarle a nuestros amigos o a nuestros padres (ninguno de los cuales ha estudiado en esas universidades, algunos quizás ni siquiera han estudiado en ninguna universidad). No tiene nada de malo escucharlos, lo que sí sería peligroso es tomar una decisión en base a sus argumentos.

Lo más adecuado sería pedir la opinión de alguien que ya haya estado en alguno de los dos lugares, si ha estudiado en los dos pues qué mejor.

Cuando quieres poner un negocio, ¿le pides consejo a tu hermano o compañero de carrera? o ¿pides ayuda a un empresario?

¡Sería una locura preguntar la ruta a través de un bosque lleno de lobos y demás animales salvajes a alguien que nunca lo ha recorrido! Seguramente sería lo último que hagas.

Cuando quieras hacer algo, siempre pide consejo a quienes ya lo hayan hecho. Los demás no saben de lo que hablan y aún así querrán aconsejarte.

Sus intenciones pueden ser buenas, pero no son útiles.

 

El gran sueño y la vacuna contra el miedo

Todos tenemos algo que queremos conseguir, un gran sueño que hará que todo por lo que hemos pasado haya valido la pena. ¿no?

En mi caso, mi sueño es ser capaz de hacer cualquier cosa, en cualquier momento sin que el dinero sea un impedimento, ¿quiero trabajar? Trabajo, quiero pasar una semana completa jugando videojuegos? Perfecto! nos vamos a la guarida de los #thursdaygamers (después explicaré que es eso). Quiero irme al fin del mundo (en argentina) o irme a vivir a Turquia o Nueva York un mes? pues nos vamos!

Sueño con eso.

Quiero además ser capaz de dar. Quiero que mis padres y mis amados puedan tener lo que siempre han querido. Si no necesitan de mi ayuda, bien. Pero si puedo ayudarlos a llegar más fácilmente quiero poder hacerlo.

Sueño con eso.

Ese Gran sueño representa para muchos la definición de éxito.

Si lo piensas, descubrirás que la mayoría de las veces lo que nos separa del éxito (tu Gran Sueño) no es otra cosa más que el miedo. El miedo es raro y engañoso por que se disfraza! se disfraza de prudencia, de inteligencia, y te convencerá, y terminarás inventando excusas como no tengo dinero, no tengo tiempo, soy muy joven, soy muy viejo, soy muy gordo, soy muy flaco, (inserta aquí tu justificación).

El miedo debe ser lo más engañoso del universo por que, si lo sigues pensando, el miedo ni siquiera existe! Es una fuerza que está alli y que te detiene, pero que no es real!

Una vez que entiendes esto es cuando tiene sentido la frase de Epicteto que después haría famosa el presidente Franklink Roosevelt:

“De lo único que debemos tener miedo es del miedo mismo.”

Ellos comprendían que el único verdadero enemigo del ser humano es el miedo.

El miedo no es más que un mecanismo que nos alerta de que algo es importante. Cuando sientas miedo, en vez de huir debes pensar en cómo es que eso que te está causando miedo es importante para tí y haz algo.

No dejes de hacer, no te detengas. El miedo es una enfermedad mental y tiene vacuna, es la acción.

 

Un año de Libros y cómo subir de nivel

La lectura es un hábito que te hace subir de nivel.

Eso sí, hay que tener mucho cuidado en qué se lee, pero aún asi, hasta un libro malo puede darte algo que cambie tu forma de pensar para bien.

¿Tu lees? Muchos dicen que si, muchos juran que aman leer. Pero ¿será verdad? Si en tu casa nadie toca un libro ni para desempolvarlo entonces para ti leer un libro al año te hará creer que eres una persona culta.

Mark Zuckerberg, el creador de Facebook también hace sus propósitos de año nuevo, el 2015 uno de ellos fué: Leer.

En Enero de ese año creó una comunidad en Facebook llamada A Year of Books para publicar y discutir cada libro. Ahora, esto no quiere decir que el no leyera antes, si no que ese año en particular su objetivo sería más ambicioso, leer un libro cada dos semanas (si, sientete mal, deberías sentirte mal).

¿Puedes imaginar lo fácil que sería la vida si pudieras platicar con las personas más exitosas del planeta, que te dieran consejos y te dijeran los errores que han cometido?, ¿Cómo ven la vida?, ¿Qué piensan?, ¿Qué comen?, ¿Cómo dirigen sus empresas? Todo sería mas fácil, ¿no?

Pues es gracias a los libros que tenemos acceso a las mentes mas grandes. No desperdicies eso.

La lectura es un hábito que te hace subir de nivel, Mark lo sabe y por eso dedica gran parte de su tiempo a leer. Otros grandes como Gates o Warren Buffet han declarado ser amantes de la lectura. Su éxito no es ningún accidente.

Si, si, un libro cada 15 días puede ser muy complicado para el estilo de vida de la mayoría, sobre todo si no tocas más de uno o dos libros al año. Pero un libro al mes me parece razonable.

Este año mi objetivo de lectura será el mismo que el de Mark, un libro cada 15 días, mínimo.

Recuerda, lo importante es leer, empieza con cualquier libro, hasta novelas de Paulo Coelho, está bien, se te perdona, pero lee.

Lee.

Lee.

Subirás de nivel.

 

 

Hola Mundo!

Si eres programador, o has intentado convertirte en uno sabes lo que es el “Hola Mundo!” No estoy diciendo que tal vez sepas lo que es, o que tal vez te has topado con algo que se llama “Hola Mundo!”. No.

Si tus intentos por convertirte en programador han tenido el más mínimo esfuerzo, la más pequeña partícula de energía, quiero decir, si por lo menos tuviste la suficiente imaginación como para entrar a Google y preguntar: “como hacer programas para computadora?”, ya sabes lo que es un “Hola Mundo!”.

Al poco tiempo de comenzar tu lectura te habrás encontrado con que existe algo que se llama “lenguaje de programación”, si el sitio al que entraste tuvo piedad de ti seguramente no mencionó nada sobre Lenguaje Ensamblador o Código Máquina. Si el blogger es un desalmado, o simplemente se puso de pelado queriendo presumir que entiende esos temas, entonces te aventó una letanía sobre código binario o códigos mnemotécnicos.

Pero en algún momento diste con que el primer experimento que hace un aprendiz de programador es algo que te muestra en pantalla el texto: Hola Mundo!

Bueno, como buen programador yo también hice mi Hola Mundo, y ahora quise seguir el mismo camino al empezar a escribir, este post es mi Hola Mundo!

Afortunadamente yo no voy a hablarte sobre como convertirte en programador, hoy no.